Cómo crear un proyecto de vida a través del fútbol 

Comprar una casa, un carro o darle la vuelta al mundo en 80 días pueden ser fácilmente lo que se conoce como metas (en este caso, tangibles). ¿Pero cómo podemos lograr esas metas?, ¿cómo trazamos un plan para alcanzarlas y que no se queden en simplemente sueños? Sobre todo, ¿cómo podemos aprenderlo desde que somos jóvenes? 

Un proyecto de vida es una herramienta, concretamente una técnica que ayuda a los jóvenes a trazar un plan con un conjunto de posibilidades para abrir nuevos caminos que terminarán en el crecimiento personal y profesional. 

Para elaborar un proyecto de vida se requiere evaluar necesidades y objetivos, los cuales en ocasiones pueden salirse de lo establecido por el entorno social en el que fuimos criados. Este proyecto debe ser flexible y saber adaptar cada jugada a las situaciones que se presenten, tal como en el fútbol. 

En el fútbol jugamos con metas y objetivos claros, pero pensando siempre en cada jugada en función de cómo se desarrolla el partido y también en el trabajo en equipo. En el terreno de juego, tenemos metas a corto, mediano y largo plazo igual que en la vida. 

Jugar fútbol ayuda a conocerte a ti mismo, tu potencial, tus valores y tener clara una visión. Aprender esto desde muy jóvenes es útil para enfrentar la vida con madurez y elaborar un plan de vida 

Es por esto que en el programa de la Fundación Goleadoras desarrollado actualmente en el Chocó (Colombia) buscamos que en la tercera fase del mismo las niñas puedan explorar y desarrollar un proyecto de vida. De esta manera podrán llevar a sus vidas aquello que aprenden en la cancha, comenzando por su desarrollo como líderes, mujeres conscientes, libres y comprometidas con todo lo que las rodea, además de tener la capacidad para valerse por sí mismas y tomar decisiones responsables. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.